Ocaso del e-mail (taller de escritura)

“¡Nadie lee ya los correos electrónicos…?!”

La voz, alta, aguda, potente, resonó por toda la sala donde esperábamos la aparición de “La Jefe”. Era un sonido envolvente, rotundo, una afirmación. Pero en la afirmación podía entreverse un esbozo de pregunta, un pequeño signo de interrogación detrás de unos puntos suspensivos.

Las cabezas se movieron al unísono hacia el podio donde no se veía a nadie todavía. Las conversaciones se apagaron en seco…unos segundos después volvió a sonar la voz por toda la sala.

«Y si alguien los lee…nadie responde»

 Y si en la primera frase había un eco de pregunta en medio de la afirmación, esta última frase de “nadie responde” era claramente una afirmación sin dudas, un declaración, un dogma.

Las luces se apagaron, la oscuridad intensa poco a poco fue evolucionando a amarillo, a rojo y entre el rojo y el amarillo surgió la figura de La Jefe Marco, como le gustaba ser llamada por sus empleados, justo en el centro del podio, girando lentamente, muy lentamente, mirando a todos sus empleados uno por uno. 

Al menos esa era la sensación que teníamos, que era capaz de mirarnos uno a uno, aunque fuésemos cientos en la sala.

Y en nuestras caras se leía lo que en cerebro y espíritu pasaba. La que con ojos como platos devolvía asombrado la mirada, el que cerraba los ojos o miraba hacia abajo, la que miraba de reojo a sus compañeros buscando una señal de tranquilidad, el que miraba al vacío con cara de “esto no va conmigo,”  la que tímidamente levantaba los dedos , solo los dedos, el brazo en las piernas o los codos fuertemente apretados contra el cuerpo buscando autoprotección, queriendo pero no atreviéndose a decir “yo si leo mis correos”, pero que no recuerda haber leído ninguno de Marco.

 La Jefe nunca se comunicaba por correo electrónico. Tenía su modo especial de comunicación y era siempre el mismo, estuvieses donde estuvieses, en el trabajo o en casa, la pantalla de lo que tuvieses más cercano, el ordenador, el teléfono, la tablet, se apagaba, se volvía a encender en un rojo brillante y en mitad de la pantalla salía “el mensaje” o salía La jefe en persona.

Una vez yo había probado a desconectar el teléfono, desconectar el ordenador y las tablets, simplemente para tener mi vida, no estar siempre pendiente de si o no me llamaban. Y no habían pasado ni dos horas, cuando menos lo esperaba, las luces se apagaron en toda la casa y se volvieron a encender y en la pantalla de la nevera, la pantalla del aspirador electrónico, en la cafetera y los altavoces, en todas las cosas que yo tenía conectadas al wifi, en todas, se encendió la maldita luz roja y apareció, lo mejor dicho se oyó la voz de La Jefe. “TIENES QUE ESTAR CIEN POR CIEN DISPONIBLE” y las luces se volvieron a apagar. Me dio un ataque de pánico, hiperventilé, sentí la adrenalina, la mala, bombear por todo mi cuerpo y corrí a encender el teléfono, conectar el ordenador y encender la tablet.

Al día siguiente lo comenté con mis compañeros. Me miraron con asombro y preguntaron si no había leído el contrato con la empresa.  Porque si lo había leído bien, habría visto que pone “cien por cien dedicación”. Yo dije ya, que si lo había leído, pero cien por cien dedicación no era lo mismo que tener que estar las 24 horas del día conectado pendiente de lo que se le ocurra a La Jefe ¿No?

Se rieron  con sorna. -“Sí hijo sí 100% dedicación supone las 24 horas de tu vida dedicadas a la firma, dedicadas a lo que La Jefe quiera que tú te dediques”-. Digo -“bueno ¿y qué pasa si no lo haces?”- La respuesta fue clara: -“La primera vez, como ahora te ha pasado, recibirás una simple amonestación en privado. La segunda, una amonestación en público, aquí, en el trabajo, para que todos se enteren y se te caiga la cara de vergüenza». “Y si a pesar de todo eso no haces caso y vuelves a cortar alguna vez, es muy fácil, se repetirá lo mismo pero esta vez no recibirás una amonestación, simplemente se oirá la voz de La Jefe diciendo “Estás despedido”-. Callé, sin saber qué decir.

Pero ahora, en mitad de la sala, Marco, La Jefe, nos acusaba de algo distinto, y no solo a mí, nos acusaba a todos de no leer y no contestar los correos electrónicos.

Sin querer me vino a la memoria mi abuela, cuando era su cumpleaños y yo la decía -“Mira abuela, la tía te manda está tarjeta electrónica y los hijos del tío esta otra tan bonita y con música, escucha – Entonces ella decía, -“ya nadie manda una tarjeta normal o escribe una carta. ¡Qué tiempos!”-

Pero Marco no era mi abuela ¡era La Reina de Internet, El Rey de las comunicaciones, La Maga de la inteligencia artificial! Era MARCO, así, en mayúsculas y sin que nadie dudase a quien te referías. Algo no casaba en mi mente ¿Qué pasaba?

Me concentré en mirar a Marco, ver si podía atravesar esa mirada fría e inerte que resbalaba sobre nuestros rostros…Y entonces lo vi, fue un pequeño destello, un atisbo de sonrisa que curvó ligeramente sus comisuras.

Se paró en el centro, los brazos en jarra, su postura favorita. Y esta vez no fue un atisbo ni un destello. Sus ojos y una amplia sonrisa iluminaron su cara y por toda la sala volvió a oírse su voz:

“¡ENHORABUENA A TODOS, LO HEMOS CONSEGUIDO!”

Calló un momento, disfrutando del clímax que estaba creando, de la expectación de todos los presentes.

“SI, LO HEMOS CONSEGUIDO. NUESTRO SISTEMA DE MENSAJERÍA INSTANTÁNEA A LOGRADO QUE EL CORREO ELECTRÓNICO YA NO SE USE, EL CORREO ELECTRÓNICO HA QUEDADO ¡ANTICUADO, DESFASADO, ARCAICO, CADUCO…!”

Y se La veía disfrutar de cada palabra…

El suspiro no se oyó, pero todos sentimos la ligera brisa que provocó el aire que salía aliviado de todas las bocas que llevaban minutos conteniendo la respiración.

Y si el aleteo de una mariposa en Brasil provoca una tormenta en otro continente, la brisa provocada por nosotros movió el mundo…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s